Revista Mía

5 consejos para hacer el mejor risotto

¿Te encanta el risotto pero no consigues que te quede en su punto justo de cocción? Toma nota de estos 5 trucos infalibles para que te quede perfecto.

El risotto es un plato que gusta a todo el mundo, un arroz cremoso y que puedes cocinar con tus ingredientes favoritos. Cada uno tiene su manera de hacerlo y además ésta puede variar según los ingredientes con los que prepares el risotto. Quedará exquisito con unos champiñones laminados, boletus y parmesano rallado, también puedes probar uno siguiendo la clásica receta italiana de pasta a la carbonara. Si nunca has probado una opción vegetariana, prepara un buen caldo de verduras casero y añade a tu arroz unas puntas de espárragos verdes, guisantes y judías verdes troceadas, toda una exquisitez.
Quizás pueda parecer que el risotto sea uno de los arroces más difíciles de preparar y puedan surgir dudas como qué cantidad de líquido se necesita para cocinarlo, cuánto es el tiempo de cocción, qué tipo de arroz utilizar o cuánta cantidad se necesita por persona. Resuelve las dudas y toma nota de estos trucos infalibles para un risotto perfecto:

5 Consejos para hacer el mejor risotto

Elije el arroz adecuado

Este punto es fundamental para que obtengamos un risotto de diez, y es que no todos los arroces valen para hacer esta receta. La clave es un arroz de grano redondo, con buena capacidad de absorción y que además lo cocinemos de manera adecuada para que quede cremoso y untuoso. Las variedades carnaroli y arborio son las mejores para el resultado que buscamos en el risotto. En caso de que no consigas ninguna de estas dos variedades, podrá servirnos un arroz de grano redondo que sea de buena calidad. En ningún caso laves el arroz antes de cocinarlo, si lo haces, se perderá parte del almidón que contiene, dando como resultado un arroz más seco. Es esencial que añadas el arroz una vez tengas cocinado el sofrito.

Materia prima de calidad

Unos buenos ingredientes tienen muchas más probabilidades de dar una receta mucho más buena, por eso seleccionar ingredientes frescos y de primera calidad es indispensable para obtener el mejor resultado. Después además está la técnica, claro, pero para eso sólo tienes que seguir las indicaciones de la receta y utilizar los utensilios y el menaje que se indique en la misma. No será lo mismo comprar vegetales en la plaza de mercado más cercana que comprarlos ya envasados en una gran superficie como un supermecado. Lo mismo ocurre con pescados y carnes. Además si te dejas asesorar por tu frutero, pescadero o carnicero, te dará el mejor producto y el más adecuado para cada elaboración. Unos tomates de ensalada no son la mejor opción para preparar un sofrito casero tradicional.

El caldo, siempre casero

Un buen caldo es fundamental para que el risotto tenga el sabor que estamos buscando. Para ello elige unos buenos ingredientes y hazlo en casa a fuego lento, nada mejor que un caldo casero hecho durante horas para potenciar los sabores de cualquier guiso. La base de cualquier caldo es el puerro, la cebolla y la zanahoria, a partir de ahí, puedes añadir los vegetales que más te gusten además de carne, pescado o marisco dependiendo de la receta de risotto que prefieras. No te olvides de añadir el caldo caliente, así no cortarás la cocción del arroz y así además se cocinará de manera uniforme. Añadirlo poco a poco será fundamental para que el grano absorba todo el sabor. Un buen truco es mantenerlo caliente en un cazo e ir sacando con ayuda de un cacito la cantidad que vayas necesitando.

El sofrito y la cocción, las bases del éxito

Sea cual sea la receta que vayas a preparar, recomendamos siempre hacer un sofrito base. Los ingredientes indispensables para ello, una cebolla y un diente de ajo. Para hacerlo perfecto pela y pica finamente el ajo y la cebolla, y empieza rehogando la cebolla 6 minutos en 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté bien cocinada, añade el ajo y sigue cocinando un par de minutos más. Ya tienes listo el sofrito base, si lo quieres más sabroso, puedes añadirle un tomate rallado. Ten en cuenta que necesitarás cocinar el tomate a fuego bajo al menos 8 minutos para que no te quede crudo. Debes tener mucha precisión al cocinar el arroz, el tiempo justo es de 16 a 18 minutos para asegurar la textura idónea.

Mantequilla y parmesano, una combinación ganadora

¿Qué sería un risotto sin esa cremosidad y ese sabor tan característico a queso y mantequilla? El broche de oro para terminar el mejor risotto es agregar mantequilla y parmesano justo al final de la cocción, es decir, cuando lo hayas retirado del fuego. La mejor manera de hacerlo, es retirar el arroz del fuego 2 minutos antes de completar el tiempo de cocción, agregar una cucharada de mantequilla, otra de parmesano rallado y remover. Así conseguirás esa textura tan cremosa que caracteriza este tipo de elaboración. Finalmente, deja reposar el arroz tapado 5 minutos antes de servirlo.
tracking