Revista Mía

Snacks saludables de la dieta mediterránea para comer sin remordimientos

Estas opciones de picoteo sanas y nutritivas típicas de la dieta mediterránea te gustarán. ¡Fíchalas todas y tómalas sin preocuparte por tu salud!

Autor: Mia
La dieta mediterránea, que hace hincapié en comer muchas frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos y legumbres, así como pescado y marisco un par de veces a la semana, se considera uno de los regímenes alimentarios más saludables y sostenibles de todo el mundo. El plan de alimentación no solo es excelente cuando se trata de comidas, sino también para refrigerios saludables.
Y es que encontrar snacks saludables es fácil cuando se sigue la dieta mediterránea… En este plan de alimentación hay una larga tradición de platos pequeños salados en toda la región que se pueden comer entre horas sin comprometer la salud. ¡Toma nota de los refrigerios más saludables de la cultura mediterránea!
Hummus: El hummus es una delicia que suele gustar a todo el mundo, excelente como refrigerio o como aperitivo. Se trata de una pasta hecha con garbanzos, aceite de oliva y tahini, una excelente fuente de proteínas y grasas saludables. El hummus también es versátil (se puede elaborar con berenjenas y otras verduras o legumbres) y se puede servir con colines, zanahorias, apio, pepino… para dipear.
Pimientos asados al horno: Para un refrigerio saludable, sabroso y fácil de preparar, considera los pimientos asados al horno. Después de agregar un chorrito de aceite de oliva virgen extra, puedes asar una variedad de pimientos de diferentes colores, que incluyen los rojos, los verdes o los amarillos. Córtalos por la mitad, retira el tallo y el corazón y ponlos en la parrilla o en el horno hasta que se pongan tiernos. Déjalos enfriar, quítales la piel… ¡y a disfrutar!
Olivas y encurtidos: Los encurtidos son un tipo de alimento sumergido en una solución de sal, que han fermentado por sí solos o con la ayuda de un microorganismo. Las cebollas, los pepinillos o las zanahorias encurtidas, junto con las clásicas olivas o aceitunas, son uno de los refrigerios o snacks más comunes de la cultura mediterránea. ¡Y son muy saludables!
iStock

aceitunasiStock

Frutos secos y semillas: Los frutos secos y las semillas son una parte clave de la dieta mediterránea y son excelentes refrigerios. Estos alimentos contienen una buena cantidad de proteínas y de grasas saludables. Los frutos secos y las semillas mediterráneas incluyen las almendras, los anacardos, los piñones, las avellanas, las nueces, los pistachos, las semillas de sésamo, de chía, de calabaza…
Chips vegetales: Para un refrigerio sabroso, portátil y de lo más nutritivo, prueba los chips vegetales, como los de col rizada. Puedes comprar las chips ya hechas o hacer las tuyas propios: basta con cortar las hortalizas o verduras en pequeños trozos finos y hornearlos durante unos 15 minutos para que estén crujientes y dorados.
Dip de lentejas rojas: Para una delicia mediterránea con alto contenido de fibra y proteínas, considera la salsa o dip de lentejas rojas. Similar al hummus, se prepara con estas legumbres de forma fácil, aunque también puede comprarse ya hecha. Sírvela con rebanadas de pan de pita o verduras crudas variadas para un refrigerio rápido, fácil y muy saludable.
tracking