¡Cuidado con ellos! Estos alimentos pueden debilitar tu sistema inmune

¿Sabías que algunas comidas y algunos hábitos alimenticios pueden dañar tu sistema inmune? Ficha los que deberías evitar para estar sano.

Sabemos, de sobra, que somos lo que comemos. La alimentación que llevamos en nuestro día a día influye directamente en nuestro estado de salud, y más concretamente en nuestro sistema inmune, que es el encargado de protegernos frente a virus y patógenos que causan enfermedades.

Seguir una dieta saludable juega un papel fundamental en el apoyo de nuestro sistema inmunológico. Si bien ningún alimento es "bueno" o "malo" para el sistema inmunológico por si solo, unos hábitos alimenticios saludables son cruciales para mantener una inmunidad fuerte. Tomar frutas cargadas de vitaminas antioxidantes, apostar por las verduras, beber mucha agua o llevar, en términos generales, una dieta variada es clave para fortalecerlo. Pero… ¿cuáles son los peores hábitos y los peores alimentos para el sistema inmune? Cuidado con estos productos:

Bebidas alcohólicas: El alcohol compromete el sistema inmunológico al reducir las células que combaten las infecciones. El consumo de bebidas alcohólicas desencadena inflamación que puede dañar los pulmones y a otros órganos, además de que provoca una mala cicatrización de heridas.

Fruta enlatada o seca: Si bien las frutas son aparentemente saludables, secas o enlatadas a menudo contienen demasiada azúcar agregada y, por lo tanto, desequilibran el microbioma en el intestino grueso. Y la flora intestinal juega un papel fundamental en el estado del sistema inmune…

Lácteos: Si bien consumir productos lácteos puede ser beneficioso para algunas personas, para otras puede provocar inflamación, intestino permeable, intolerancia a los alimentos y reacciones que pueden afectar negativamente el sistema inmunológico. Los productos lácteos incluyen la leche de vaca y sus derivados, como el queso o el yogur.

lácteos
Pexels

Comida rápida: Las hamburguesas, los burritos, los perritos calientes y las patas fritas de los establecimientos de comida rápida son sabrosos, pero proporcionan grandes cantidades de calorías, grasas y sodio. Estos alimentos son bajos en nutrientes como vitaminas y minerales y desde luego, no fortalecen el sistema inmunológico. 

Alimentos procesados: Algunos alimentos procesados afirman ser "naturales", pero contienen cantidades significativas de azúcar, carbohidratos refinados y aditivos y conservantes asociados con la inflamación, que puede debilitar tu sistema inmunológico.  Los alimentos procesados incluyen, por ejemplo, la comida congelada, los embutidos, las salchichas, las chuches o las sopas preparadas y enlatadas.

Alimentos refinados: Comer alimentos refinados puede comprometer tu sistema inmunológico y causar un desequilibrio en el microbioma intestinal y el colágeno bacteriano crítico que mantiene el cuerpo saludable. Los alimentos refinados incluyen la harina blanca, las pastas blancas, el pan blanco o el mismo azúcar. En lugar de alimentos refinados, busca variedades de pan y pasta integrales. Manténte alejada o limita en gran medida su consumo de alimentos o bebidas que contengan azúcar agregada.

Aceites vegetales refinados: Los aceites vegetales refinados están altamente procesados y pueden provocar inflamación y desequilibrios en las comunidades bacterianas, lo que puede terminar afectando a tu sistema inmunológico. Estos aceites vegetales incluyen variedades como el de canola, el de maíz, el de soja o el de girasol. Los aceites de oliva y de coco son más saludables y son mejores opciones.

También te puede interesar:

Continúa leyendo