Nutrición

13 recetas de meriendas saludables

¿Eres de las que nunca renuncia a su merienda? ¿O por el contrario, nunca tomas nada a media tarde? Los expertos y nutricionistas recomiendan no dejar de lado el hábito de merendar, ya que esto pone en marcha nuestro metabolismo y evita que pasemos hambre. Y pasar hambre es precisamente uno de los errores más comunes que podemos cometer si, por ejemplo, queremos adelgazar: llegar a la cena con demasiado apetito hará que nos demos un atracón, con el consiguiente posible aumento de peso. Es mucho mejor repartir las comidas en varias tomas de menos cantidad.

Siempre hemos asociado las meriendas con los niños y con sus comidas favoritas, como los dulces y chuches, la bollería, los cereales, el chocolate y los zumos. Sin embargo, tomar tantos alimentos ricos en azúcares que además suelen ser de origen industrial puede ser contraproducente, ya que si lo hacemos tendremos más riesgo de engordar y sufrir enfermedades relacionadas con el sobrepeso, como la diabetes y otras dolencias cardiovasculares.

Las meriendas también pueden ser saladas (un pequeño bocata de pavo, un puñadito de nueces, un snack a base de calabaza o zanahoria…) o pueden consistir simplemente en una pieza de fruta (de hecho muchas veces es lo más recomendable), aunque si te apetece algo dulce, también tienes otras muchas opciones entre las que escoger. Puedes preparar un saciante porridge de avena, tomar cereales integrales con fibra o hacerte un batido de frutas natural, un crepe integral o hasta una mousse casera. Según el hambre y el requerimiento energético que tengas y necesites cada día, puedes optar por meriendas más sencillas o más completas, ¡es tu elección!

Huir del consumo de alimentos procesados, que contienen grasas saturadas y muchos azúcares añadidos, y apostar por comida real y alimentos naturales será suficiente para que tu vida comience a ser más equilibrada y saludable. Te recomendamos que apliques esta filosofía al resto de tus comidas, especialmente a los desayunos, que son similares a las meriendas.

Aquí tienes unas cuantas ideas deliciosas para que tus meriendas empiecen a ser mucho más sanas. ¡Las tardes serán tus momentos favoritos a partir de ahora!

También te puede interesar: No olvides la merienda en tu dieta