Revista Mía

Trucos de cocina

Nevera: ¿Cómo puedo ordenarla de forma óptima?

¿Sabías que hay un orden óptimo para mejorar la conservación de los alimentos? ¿Dónde colocas los huevos cuando los compras en el supermercado? ¿Y la leche? ¿Juntas alimentos crudos y cocinados?

Estamos todo el día abriendo y cerrando la nevera, y es importante saber que cuanto más la abramos, más fluctúa la temperatura de dentro y puede perjudicar la conservación de los alimentos y durarnos mucho menos tiempo.
Sigue leyendo si quieres saber cómo ordenar el frigorífico y dónde colocar cada alimento para optimizar el espacio, conservar mejor los alimentos y para disminuir el desperdicio.

Lo primero es lo primero: método FIFO

Un aspecto clave a tener en cuenta y poner en práctica es el concepto de “First In First Out” (FIFO), es decir, lo primero que entra es lo primero que sale.
Este método es muy común en almacenes grandes y en superficies como los supermercados para primar la salida de los alimentos que antes alcancen su caducidad. ¿Te has dado cuenta que el supermercado siempre están en la primera fila los productos que antes se van a caducar?
Organizar nevera

¿Cómo ordenar la nevera de forma correcta y óptima?Istock

Si ponemos en práctica el método FIFO, habrá muchas menos probabilidades de desperdicio alimentario y ahorraremos tiempo y dinero.

Otro factor importante a tener en cuenta: las zonas de las neveras

No hay la misma temperatura en toda la nevera, sino que hay zonas donde la temperatura varía más, donde es más fría...
  • Parte alta: es la zona más templada, por lo que aquí irían bien los alimentos que no necesitan mucho frío, como el huevo, las salsas, la mermelada...
  • Parte intermedia: tiene una temperatura intermedia, por lo que los platos cocinados, embutidos, productos lácteos (quesos, leche...), son los alimentos que debieran de conformar estas baldas.
  • Parte inferior: es la de menor temperatura, por lo que es recomendable reservar esta balda a las frutas, verduras y hortalizas.
  • Cajones: son la zona más fría de toda la nevera, por eso, en esta zona se conservarán mejor los productos crudos y perecederos como la carne y el pescado. Asimismo, si hay dos cajones, es recomendable utilizar uno de ellos para la carne y pescado en crudo y el otro para los vegetales y la fruta.
Asimismo, es importante tener en cuenta estos factores por higiene y seguridad alimentaria:
  • En la puerta hay mucha oscilación de temperatura, por lo que es recomendable utilizarla solo para alimentos como bebidas (zumos, refrescos...), mermelada, mantequilla, agua, salsas... Aunque en muchos frigoríficos viene la huevera incorporada y hay un hueco perfecto para dejar la leche, en realidad, es mejor evitar esta práctica y almacenarlos en la parte alta.
  • Es importante separar los alimentos crudos de los cocinados por posibles bacterias.
  • Si en casa hay alguien alérgico, también es importante que el almacenamiento sea en recipientes cerrados para que no haya ningún tipo de contaminación cruzada.
  • En cuanto a la limpieza del frigorífico, lo óptimo es limpiarla en profundidad cada 1-3 meses, es decir, vaciarlo todo, limpiarlo bien y secarlo con papel de un solo uso.
  • Mantener la temperatura idónea también es imprescindible para que los alimentos no se estropeen y su almacenaje sea correcto. Lo óptimo es que la temperatura esté entre los 3 y los 5oC. para que el frigorífico no sufra muchas variaciones, es recomendable atemperar los alimentos calientes antes de guardarlos y no meter demasiados alimentos juntos. Ya que, si no hay espacio entre unos y otros, el frio no puede distribuirse bien.
Organización de la nevera

Descubre las claves para organizar la nevera de manera óptimaIstock

¿Hay algunos alimentos que no hace falta guardar en el frigorífico?
Sí, hay ciertos alimentos que es mejor guardar en la despensa y no en el frigorífico:
  • Pan, pan de molde y bollería en general, ya que cogen los distintos olores de los alimentos que hay en el frigorífico y la humedad afectan a su textura. En el caso de hacer bollería casera, sí que se recomienda conservarlo en la nevera.
  • Aceite, ya que el frío hace que este oro líquido se condense, por lo que cambia tanto su sabor como textura
  • Chocolate, ya que, al igual que el pan, coge olor de el resto de alimentos y sus características organolépticas podrían alterarse. Si no es posible porque hace mucho calor, podría conservarse en la nevera, pero seguramente cambiaría su sabor y textura.
  • Que curado, este tipo de queso no hace falta que se conserve en el frigorífico porque el frio los reseca y pierden parte de sus aromas y sabor.
Tener en cuenta todos estos puntos clave te ayudará a disminuir el desperdicio alimentario y cumplir con las normales generales de seguridad e higiene alimentaria.
tracking