Cinco formas de aprovechar las yemas de huevo

Si tienes yemas de sobra, aquí van algunas ideas para darles un nuevo uso y hacer cocina de aprovechamiento.

yemas huevo
iStock

Si estás hecha toda una repostera y te gusta hacer postres con frecuencia, estarás muy familiarizada con el proceso de separar la yema y las claras de los huevos. Las claras translúcidas aportan ligereza pero también cuerpo a postres como merengues, y natas, mientras que las yemas, de un color amarillo intenso, son ricas y aceitosas, lo que las convierte en un aglutinante perfecto para otras elaboraciones como pasteles o tartas. Muchas recetas requieren una parte del huevo pero no la otra, por lo que si has preparado algún plato y te han sobrado claras o yemas, intenta usarlas y aprovecharlas para no desperdiciar la comida. Si en este caso tienes yemas de huevo de sobra, (por cierto, puedes conservarlas sin problemas durante dos días máximo en el frigorífico), aquí van algunas ideas para darles un nuevo uso. 

1. Haz natillas: hacer tus propias natillas puede ser fácil, pero hay algunos errores que debes tener en cuenta. En primer lugar, no agregues las yemas demasiado rápido a la mezcla de crema y leche caliente, ya que el calor hará que las yemas se cuezan antes de tiempo. Mantén las natillas a un fuego suave, remueve lentamente y lograrás un postre perfecto.

2. Haz carbonara: si bien las recetas italianas tradicionales generalmente requieren el huevo entero, al usar solo una yema para hacer tu salsa carbonara te asegurarás de que el sabor sea más intenso y la textura, menos granulada. Usa la receta tradicional que consiste en mezclar las yemas con queso parmesano, mucha pimienta y, si quieres, un toque de crema. Luego vierte la salsa sobre la pasta caliente, para que se derrita.

yemas de huevos
iStock

3. Haz mayonesa: por lo general, solo se requieren una o dos yemas para hacer una mayonesa casera básica, ya que el resto de la mezcla está compuesta por vinagre o jugo de limón, un toque de mostaza y aceite. ¡Ponte manos a la obra!

4. Une ingredientes: la carne picada a veces puede ser difícil de sostener junta, especialmente cuando se hacen albóndigas o hamburguesas. ¿La mezcla se separa y se cae? Una sola yema de huevo unirá mucho mejor los trozos de carne que manejes.

5. Para postres: las yemas de huevo pueden agregar profundidad, sabor y riqueza a varias recetas de repostería. Utilízalas para intensificar el sabor de galletas de manzana, donuts con azúcar, panes de brioche, hojaldres, pastel… ¡las opciones son casi infinitas!

 

 

Continúa leyendo