Revista Mía

Por qué deberías comer frutos rojos

Los frutos rojos o frutos del bosque son una estupenda fuente de antioxidantes y otros compuestos muy beneficiosos para la salud.

Una de las mejores cosas de la primavera es que la gama de frutas de las que podemos disponer se amplía. Esta estación es ideal para consumir frutos rojos, también llamados frutos del bosque, que ya están en su punto para llenar de color y sabor nuestros platos. Además de apetitosos y atractivos a la vista, son muy saludables para el organismo, entre otras cosas, por su alto contenido en antioxidantes.
Todas las frutas son muy saludables y nunca deberían faltar en la dieta. Los frutos rojos son especialmente atractivos debido a su color intenso y alegre, que decora nuestros platos haciendo el menú mucho más apetecible. Sus beneficiosas propiedades para la salud son otro de los aspectos por los que nos gustan tanto estos frutos. Grosellas, moras, fresas, cerezas o arándanos son una estupenda fuente de nutrientes y antioxidantes, y por tanto, deberían estar presentes en nuestra lista de la compra siempre.
Los flavonoides son unos compuestos antioxidantes que están muy presentes en este tipo de frutos. Dentro de los flavonoides, el subtipo de las antocianinas está muy relacionado con un menor riesgo de padecer hipertensión. Este antioxidante es especialmente interesante, pues también protege los vasos sanguíneos y las neuronas, además de ayudar a reducir el colesterol y favorecer el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.
Como ocurre con otras frutas, estas son una gran fuente de fibra, motivo por el que se recomienda consumir cinco raciones al día. Los frutos rojos contienen altas cantidades de vitamina C y antioxidantes gracias a los polifenoles, unas sustancias que, según diversos estudios científicos, ayudan a prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades como la diabetes, el cáncer o enfermedades neurodegenerativas. La presencia de fibra en su composición las convierte en un alimento perfecto para cuidar el intestino, así como el sistema inmune. Y, por si fuera poco, también son estupendas para controlar el apetito y mantener los niveles de glucosa en niveles estables, evitando así los picos de insulina que nos llevan a comer en exceso.
Grosellas, fresas, arándanos... Te contamos qué tipos de frutos rojos hay y qué propiedades poseen. Toma nota de todas ellas.
tracking