Revista Mía

¿Cuáles son las salsas que más engordan?

Aunque son perfectas para enriquecer nuestros platos, algunas tienen un aporte calórico muy elevado que las convierte en enemigas de nuestra dieta.

Las salsas forman parte de cualquier gastronomía. Una buena salsa no solo tiene el potencial de enriquecer la elaboración a la que acompaña, sino que también le confiere nuevos matices y texturas. Aunque son deliciosas y no concebimos nuestra cocina sin ellas, lo cierto es que hay que tener mucho cuidado al utilizarlas, pues dependiendo de la que escojamos podemos elevar sustancialmente el contenido calórico de nuestro plato.
EL problema de las salsas es que, aunque pueda parecer que representan una pequeña parte de la comida, en ocasiones son precisamente estas las que echan por tierra nuestro objetivo de cuidar nuestra figura. Las típicas salsas industriales que podemos encontrar en el supermercado están a menudo elaboradas con altas cantidades de sodio, grasas y azúcares. Por ejemplo, el kétchup, la mostaza o la salsa barbacoa que utilizamos para acompañar nuestros fritos, dando como resultado un menú de lo más insano. Estas salsas no solo representan un peligro para la salud, sino que también engordan mucho y están detrás de la aparición de la temida celulitis y retención de líquidos. Este tipo de salsas no aportan demasiado nutricionalmente, así que deberíamos hacer un consumo puntual de ellas.
Si te gusta mucho este tipo de salsas, la mejor alternativa es optar por su versión casera. Eso sí, también has de tener en cuenta que muchas de las que elaboramos en casa también van cargadas de calorías debido a las altas cantidades de aceite o frutos secos, entre otros ingredientes. De hecho, es el caso, por ejemplo, de la típica mayonesa que utilizamos para acompañar los langostinos, las patatas fritas o la tortilla francesa. ¿Sabías que en una cucharada puede haber 110 calorías? Y si la compramos en el supermercado, su contenido calórico es todavía más alto y asciende a 600 calorías por cada 100 gramos. 
Otras salsas que también conviene evitar son la holandesa, la salsa pesto o la típica salsa César con la que aderezamos nuestra ensalada. A continuación, te desvelamos la lista al completo de las salsas con más calorías. Consúmelas de manera puntual y con moderación.
tracking