Revista Mía

¿Antojo de patatas fritas? Sustitúyelas por estos snacks crujientes y saludables

Toma nota de estas ideas de picoteo sanas que reemplazan a los fritos.

A menudo sucede que tratamos de elegir alimentos saludables en las comidas principales, pero lo echamos todo a perder entre horas, cuando nos acecha el hambre. En estas situaciones, solemos optar por snacks muy poco saludables y normalmente ultraprocesados, con la intención de matar el gusanillo o descansar de alguna tarea, pero en la mayoría de ocasiones ese snack aparentemente inofensivo se convierte en toda una bomba calórica que puede arruinar nuestras intenciones de mantenernos en forma.
El picoteo sí está recomendado entre horas, solo tienes que saber cuáles son las opciones más saludables. Olvídate de ir a la máquina expendedora y coger la típica bolsa de patatas fritas, rica en grasas trans que no nos aportan nada bueno. Fruta, dátiles, frutos secos o un poco de hummus con crudités son buenas opciones, pero si a ti lo que te apetecen son unas patatas fritas, hay alternativas crujientes y deliciosas con las que no las echarás de menos.
Las patatas fritas están deliciosas y le gustan a todo el mundo, pero no son lo más saludable. El consumo de este snack supone una de las principales vías de exposición a la acrilamida, sustancia que podría ser cancerígena. Ten en cuenta que carecen de fibra, por lo que  el almidón se transforma rápidamente en azúcar, pasando a la sangre y causando un pico de azúcar que puede ser muy negativo para las personas con diabetes. También se relacionan con problemas de salud como el sobrepeso, la diabetes y enfermedades cardiovasculares.
Por otro lado, el aceite en el que se fríen pasa a nuestro organismo en forma de células grasas, lo que se relaciona con la obesidad ante la dificultad de eliminar posteriormente dichas células. No decimos que dejes de consumirlas totalmente, pero sí que intentes tomarlas con moderación y en ocasiones puntuales. 
Si bien hay opciones que te permiten cocinarlas de una manera más ligera (por ejemplo, en freidora de aire o al horno), también existen alimentos que te permiten engañar un poco al paladar gracias a su toque crujiente. Ejemplos de ello son los rabanitos, las palomitas de maíz o los garbanzos tostados. Toma nota de estas siete propuestas que te harán olvidarte de las patatas fritas.
tracking