Revista Mía

3 formas de comer judías verdes que no son con patata cocida

Cuesta mucho darse cuenta de la versatilidad de esta verdura en la cocina casera así que te convencemos con algunos ejemplos.

Aunque no es su mejor momento del año (es febrero), judías verdes hay en el supermercado y en la frutería durante todo el año. Sabemos de sobra que son un alimento sobresaliente a nivel nutricional, pero no somos capaces de ponerles buena cara cuando las vemos en el lineal, ni siquiera cuando están en oferta. ¿Por qué? En buena medida, porque desconocemos su versatilidad.
Estamos muy acostumbrados a comer las judías verdes rehogadas con ajito y patata cocida. Buenas están así, pero no todo el mundo lo piensa así. Sobre todo, hay muchas personas a las que les motiva muy poco este plato calificado despectivamente como “de dieta”. Y como no les gusta y solo visualizan en su cabeza comer así las judías verdes, no las incluyen en el carro de la compra.
Para intentar revertir esto y conseguir, si es tu caso el descrito, que les des una nueva oportunidad a las judías verdes, te mostramos con solo tres ejemplos todas las alternativas que tienes a tu alcance para incluir esta verdura en platos relativamente sencillos de hacer en casa.

En crema

Puedes meter un puñado de judías verdes en infinidad de cremas para darles sabor y aporte extra nutricional. Si lo hacemos con los bebés y les encanta, ¿por qué no cuando crecemos? Además del clásico puré de verduras que a mucha gente también le da pereza, puedes preparar cremas tan originales como esta de judías verdes y brócoli, una combinación muy rica que además puedes completar con queso (de cabra o feta, que tenga un sabor intenso en cualquier caso), frutos secos o semillas al gusto al servir. Tienes el paso a paso aquí pero ya verás que es tan sencillo como cocer ambas verduras, triturar y darle el punto de cremosidad perfecto con un poco de nata. Además, la puedes simplificar aún más si usas judías verdes en conserva.

A poquito que pienses platos con judías verdes te vendrá a la mente esa paella valenciana que estás deseando volver a disfrutar. Efectivamente, la judía verde es uno de los ingredientes clave de esta elaboración icónica de nuestra gastronomía. Pero hay más: por ejemplo, son el complemento ideal en arroces melosos. Mira este ejemplo, que además lleva alubias, por lo que es un plato rico y nutritivo. La receta del cocinero Juan Llorca, que puedes consultar aquí al completo y paso a paso con vídeo incluido, lleva también otras verduras como zanahoria, pimiento, apio y puerro.

Tal y como ocurre con las espinacas y el potaje, por ejemplo, verduras como las judías verdes también pueden funcionar en platos de cuchara. Combinaciones posibles hay muchas, y para muestra un botón: esta receta de Vanessa Venturas, @cocinandomelavida en las redes sociales, que lleva judías verdes, garbanzos y beicon. Original y llena de sabor. Dora unos ajos, dora el beicon, rehoga las judías verdes y añade los garbanzos. Ajusta de sal, cubre con agua y cocina 15 minutos a fuego medio.

Además, te recomendamos una manera de cocinarlas sin que toquen el agua para que no pierdan consistencia y textura gustosa. Aliñadas al gusto puedes servirlas como acompañamiento. El consejo lleva la firma de la influencer de cocina casera Las Recetas de MJ.

tracking