Vídeo de la semana

¿En qué consiste CICO, la dieta de moda? Sus pros y sus contras

Promete que podrás comer todo lo que quieras siempre que mantengas un balance entre lo que ingieres y lo que gastas. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Conócela más a fondo.

qué es la dieta CICO
iStock.

Vamos a adelantarnos un poco a lo que probablemente vaya a suceder cuando pasen las fiestas. Lo normal es engordar de dos o tres kilos de media y no pasa nada, lo disfrutamos con algunos caprichos y luego volvemos a la rutina. Si piensas ponerte a régimen cuando pasen los Reyes, quizá pienses hacerlo con un nuevo plan que se ha puesto muy de moda. Pero... ¿sabes exactamente qué es la dieta CICO? Seguro que has oído hablar maravillas de ella, porque no restringe alimentos, pero antes de decidirte a probarla tienes que hacer dos cosas: conocer sus principios básicos y, sobre todo, consultar con un especialista.

 

El nombre de la dieta CICO es bastante clarificador y te ayuda a comprender de un vistazo de qué va la cosa más o menos. Sus siglas corresponden a esta frase: "Calories In, Calories Out", es decir, calorías dentro, calorías fuera. Lo que quieren transmitir es que debes encontrar un balance entre lo que ingieres y lo que quemas para lograr perder peso. Y más allá de eso, pocas indicaciones porque así a priori te permite comer lo que quieras, siempre y cuando adaptes su valor calórico a la cantidad diaria que te permitirá bajar esos kilos de más. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce porque detrás de tantas bondades, también ha peligros. Vamos a ver unas y otros.

 

Las ventajas

Como hemos dicho, su principal ventaja es que no hay alimentos prohibidos, ni restricciones. Puedes comer lo que quieras, pero contando las calorías que tiene cada producto para no pasarte. No parece demasiado sencillo y sí un poco tedioso, pero en eso se basa: en no consumir más de lo que gastas para que al final el resultado final sea negativo. Lógicamente, la pauta nutricional no será la misma para una persona que lleva una vida sedentaria, que para las que hacen ejercicio.

Si estás en el primer grupo vas a poder comer poco, la verdad, porque estar tirada en el sofá no ayuda a quemar nada... Las que se mantienen en forma tienen más suerte porque pueden contrarrestar la ingesta con ejercicio. Tampoco es la panacea, porque para poder perder un kilo de grasa a la semana necesitarás quemar 600 calorías en tu sesión de entrenamiento diario. Una clase de ciclo, o de spinning como muchos lo conocéis, de 45 minutos te permitirá gastar entre 500 y 800 dependiendo de la intensidad.

 

 

Peligros

La dieta CICO no convence a los expertos, porque puede llevar a error. Al no tener alimentos prohibidos y sólo basarse en el cómputo de calorías, pueden llevarte a pensar que puedes comerte una bandeja de bollos y luego sólo un yogur por la noche o saltarte una o más comidas para no pasarte de las calorías que debes... No es así, fundamentalmente porque no resulta saludable y ningún profesional te lo recomendaría.

Es recomendable elegir alimentos ricos en vitaminas y nutrientes de alta calidad, dejando de lado las grasas saturadas. Entonces, ¿para qué sirve? Con la dieta CICO no necesitas ser tan restrictiva por ejemplo con los hidratos de carbono siempre y cuando aproveches luego esa energía para quemarla haciendo un poco (o un mucho) de deporte.

Otro de los peligros que entraña este plan que se ha puesto tan de moda es el efecto rebote, especialmente para quienes vean en él una excusa para atiborrarse de lo que no debe. Al final te aburres de contar calorías y en vez de adelgazar acabas engordando, además de perjudicar tu salud.

Continúa leyendo