Nutrición

15 preguntas con respuesta sobre el marisco

Los mariscos se diferencian de los peces en que no tienen esqueleto sino un cuerpo blando protegido por una concha o caparazón. Pueden dividirse en dos clases:

Crustáceos. Cubiertos por un caparazón duro, tienen patas articuladas (las dos primeras suelen ser pinzas). Viven en las profundidades del mar y entre ellos se encuentran: langosta, camarón, langostino, cangrejo de río, percebe, gamba, bogavante, centollo, nécora...

Moluscos. Tienen un cuerpo muy blando protegido por una concha dura de calcio y minerales. La mayoría de los moluscos son bivalvos: su concha está compuesta por dos partes (ostras, mejillones, almejas, vieiras).
Entre los moluscos también se incluyen los cefalópodos, que no tienen concha pero tienen tentáculos (sepia, calamar, pulpo).

Entre sus propiedades se encuentran:

- Su alto contenido en proteínas de alto valor biológico.
- Tienen una alta densidad nutritiva, contienen valiosos minerales (potasio, sodio, yodo, magnesio) y vitaminas (vitamina E, ácido fólico, vitamina A).
- El marisco es rico en ácidos grasos poliinsaturados. También aporta colesterol, pero está contrarrestado con los efectos positivos de las grasas buenas que contiene.
- Previene enfermedades cardiovasculares.
- Concentra muy pocas calorías, pues no alcanzan las 100 kcal por cada 100 gramos.

El marisco y nuestra salud

Todos los mariscos son aptos para cualquier dieta saludable y su aporte proteico los convierte en un alimento saciante, muy interesante para los deportistas y para personas que quieren perder peso.

El marisco contiene los mismos beneficios que el pescado blanco porque sus nutrientes son prácticamente los mismos.

Es una buena opción para las personas con anemia; al tomar marisco, sumarán hierro y calcio a su dieta. Las almejas, berberechos y mejillones, tienen mucho hierro; los chipirones y langostinos, mucho calcio.

Las personas con hipertensión tienen que tener cuidado con el consumo de marisco (rico en sodio), al igual que las que padezcan de gota, ya que el marisco también contiene purinas, responsables de elevar el nivel de ácido úrico.
Se recomienda a los hipertensos consumir el marisco fresco, que tiene menos sodio que el congelado.

Si quieres saber más sobre el marisco, toma nota.