Nutrición

Los alimentos más utilizados en los juegos eróticos y sus riesgos

La rutina en la vida de pareja y en las relaciones sexuales es algo que se debe evitar y hay muchas formas de avivar la pasión y de poner un poco de chispa a los encuentros de pareja. Para algunos, los juegos eróticos son fundamentales para aumentar el deseo y mucha gente apuesta por incluir la comida, sobre todo ciertos alimentos y bebidas, en sus veladas amorosas. Esto no tiene nada de malo, siempre y cuando se haga con cuidado y conociendo ciertos riesgos que pueden conllevar estas prácticas.

Los ginecólogos establecen una premisa básica: hay que evitar poner alimentos o bebida en las partes íntimas y mucho más introducirlos en ellas, ya que puede ser peligroso. Hay ciertos alimentos o bebidas, como la miel o el chocolate líquido, que son pegajosos y resulta difícil eliminar bien todos los restos que puedan dejar, especialmente si es en el interior de las zonas íntimas. Estos alimentos, al ser muy ricos en azúcar, son el reclamo perfecto para la proliferación de hongos y bacterias, lo que puede provocar infecciones.

Además, no debemos olvidar que, aunque lavemos la comida antes de utilizarla para estos fines, es posible que siga conteniendo microorganismos y bacterias que, al entrar en contacto con la piel de los genitales, provoquen infecciones y molestias. Por no hablar de la mala pasada que puede jugar algún alimento que se quede “atrapado” donde no debería estar…

Hay un factor clave que se debe tener en cuenta: las zonas íntimas, tanto masculinas como femeninas, son muy delicadas y no solo su interior, la piel externa de los genitales también es muy sensible y se puede irritar y lastimar con facilidad, por lo que se deben evitar prácticas que puedan suponer un riesgo.

“No juegues con la comida” es una frase que a todos nos han dicho de pequeños y en la que, de adultos, podríamos introducir una cláusula…” y si juegas con ella, hazlo con precaución”. A continuación, te hablamos de los alimentos que más se utilizan en los juegos eróticos, las razones por las que pueden ser peligrosos y las precauciones que se deben tomar. ¡Toma nota!