Revista Mía

Trucos para preparar un mojito perfecto

Toma nota de lo que debes y no debes hacer para no acabar preparando un mejunje de hierbas flotantes, con sabor amargo y masticando azúcar a cada trago.

El mojito es uno de los cócteles más populares y es que su sabor refrescante a lima, su matiz dulce y ese toque a hierbabuena lo hace especialmente apetecible, sobre todo en las noches más cálidas del año. ¿Quién puede resistirse a un mojito bien preparado con un ron de calidad, el punto justo de dulzor, la cantidad idónea de hojas de hierbabuena, con hielo picado y servido en un vaso long drink? Nosotras, desde luego, no.
Preparar el mojito perfecto está al alcance de todos. Eso sí, hay que tener en cuenta determinadas pautas para no acabar preparando un mejunje de hierbas flotantes con regusto amargo que te hace masticar azúcar a cada trago. Aquí te dejamos unos cuantos trucos para que tomes buena nota.
  • Ojito con la cantidad de azúcar. Es lo primero que debes poner en el vaso, el azúcar. No te pases o el mojito quedará demasiado dulce. Echa 2 ó 3 cucharaditas como mucho. Elige azúcar blanco o de caña, a tu gusto. Repetimos, el azúcar va antes de cualquier ingrediente, incluida la lima. De este modo, al exprimir la lima se mezclará con el azúcar.
  • No hagas trizas la hierbabuena. Hay quien prefiere dar unos toques a las hojas para que estas desprendan su aroma y añadirlas al vaso sin machacar. Si decides aplastarlas un poco, hazlo, pero sin hacerlas trozos, para no amargar la bebida ni que tampoco sea desagradable de beber (se cuelan hierbas por la pajita).
  • Invierte en un ron de calidad, compensa.
  • Mezcla los ingredientes tras echar el ron ¡y antes de añadir el hielo! Si no lo haces o pones el hielo antes de mover, el azúcar no se deshará correctamente y la bebida no quedará equilibrada.
  • Usa hielo picado, troceado o triturado, jamás trozos grandes.
  • Prohibido echar al mojito refresco de lima-limón. Siempre, siempre usar agua con gas o soda.
  • ¡No estropees el mojito perfecto con una decoración excesiva! Para acabar el cóctel, añade un poco más de hielo, unas hojitas de hierbabuena, una rodaja de limón y una cañita (idealmente que no sea de plástico).
A continuación, te contamos más sobre este delicioso combinado de origen cubano que dicen desciende de un cóctel que bebía el famoso pirata Francis Drake en el siglo XVI.
tracking