Revista Mía

Alimentación sana

Ideas para almuerzos saludables en el cole

Desde hace ya unos cuantos años la mayoría de colegios propone diferentes grupos de alimentos para el almuerzo de cada día. Esto supone un quebradero de cabeza para muchas familias, que no tienen muy claro qué preparar para sus hijos. En este artículo tratamos de ofrecer algunas ideas.

Ideas para almuerzos saludables en el cole

Optar por una alimentación saludable es también fundamental en la escuela.Istock

La alimentación juega un papel fundamental en la salud. El consumo habitual o excesivo de alimentos insanos favorece el sobrepeso y la obesidad y puede aumentar el riesgo de sufrir diferentes enfermedades (por ejemplo, diabetes tipo 2), incluso a edades tempranas. Sin ir más lejos, en España alrededor del 40% de la población de entre 6 y 9 años sufre exceso de peso.
Atajar y prevenir este grave problema no es fácil porque sobre él intervienen muchos factores, relacionados por ejemplo con la economía o la publicidad. Pero sin duda una de las herramientas que ayuda en esa labor es la educación en materia de alimentación. No se trata solo de impartir conocimientos teóricos sobre nutrición, sino también de educar en aspectos prácticos, entre otras cosas, para fomentar unos hábitos saludables que los niños y niñas puedan mantener a lo largo de toda su vida. Esto es importante hacerlo en casa, pero el colegio también juega un papel fundamental.
Por eso, una de las estrategias que se propone en la mayoría de los centros educativos es la programación del almuerzo, de modo que cada día se dedica a un grupo de alimentos; por ejemplo, lácteos los lunes, cereales los martes, fruta los miércoles o bocadillo los jueves. De este modo se intentan lograr varios objetivos: evitar que el consumo de alimentos insanos, fomentar una alimentación variada, facilitar la planificación o la organización y evitar conflictos entre el alumnado.

Propuestas de almuerzos saludables

Uno de los problemas a los que se enfrentan muchas familias a la hora de organizar o preparar los almuerzos es que no saben muy bien qué hacer. Por eso aquí proponemos algunas ideas.
  • Lácteos. Entre los lácteos saludables podemos englobar por ejemplo algunos de los siguientes: leche (podemos comprar briks pequeños o llevarla en una botellita como las que se utilizan para el agua), queso fresco (mejor bajo en sal), yogur natural sin azúcar.
  • Cereales. Se puede optar por ejemplo por panes integrales o por copos de avena o de arroz integral para mezclar con yogur natural. En este grupo también podríamos incluir frutos secos o frutas desecadas, que aunque no son cereales, pueden ser un buen acompañante o sustituto.
  • Fruta. Fruta entera o en trozos. Cualquiera que les guste y que puedan comer sin dificultad. Por ejemplo, manzana, pera, plátano, mandarinas, fresas… Lo ideal sería optar por frutas de temporada, que están en su momento óptimo de sabor y tienen un mejor precio. Lo ideal es que las lleven enteras, para comer a mordiscos, porque así se conservan mejor. Pero a veces no es posible (por ejemplo, sandía, melón, etc.), en cuyo caso conviene llevarlas en un envase hermético y mantenerlas en frío.
  • Bocadillo. Lo ideal es hacerlo con pan integral y elegir alimentos saludables, como tortilla francesa, filetes de pollo, atún, pimientos asados, crema de cacahuete sin azúcar, queso (mejor con poca sal), etc.

Algunas precauciones a tener en cuenta 

Conviene mantener algunos alimentos en frío, especialmente cuando hace calor; por ejemplo, la fruta cortada, el yogur, la leche (si la llevan “a granel” en una botella de casa), el queso fresco, etc. Para lograrlo podemos utilizar fundas isotérmicas, acompañadas de plaquitas acumuladoras de frío.
Niños comiendo en el cole

Una pieza de fruta, cereales integrales y lácteos son ideales.Istock

En niños menores de cinco años se recomienda evitar el consumo de alimentos con los que se puedan atragantar, es decir, aquellos que son de pequeño tamaño o duros; por ejemplo, uvas, tomates cherry, cerezas, frutos secos, etc. Para solventar este problema podemos prepararlos de forma que no entrañen riesgo (por ejemplo, cortar las frutas de pequeño tamaño en trozos pequeños).

Lo que no es un almuerzo saludable

Uno de los problemas de estas propuestas que hacen muchos colegios es que suelen ser muy abiertas, así que algunas personas incluyen alimentos que, aunque siguen perteneciendo a esos grupos que se proponen, son insanos o poco recomendables. Por ejemplo:
  • Lácteos: batidos, yogures azucarados, etc.
  • Cereales: cereales de desayuno azucarados, galletas, etc.
  • Fruta: zumos, purés de fruta, etc.
  • Bocadillo: chocolate, embutido, fiambre, etc.
En algunos colegios también se destina un día para la “repostería saludable”, que normalmente se interpreta como “repostería casera”. Pero debemos tener en cuenta que un bizcocho o unas galletas caseras no dejan de ser insanas por el hecho de estar elaboradas en casa. Es cierto que podemos cocinar repostería “saludable” o “menos mala” que la que normalmente se vende en los comercios (por ejemplo, galletas elaboradas con copos de avena y plátano), pero esto puede llevar otros inconvenientes asociados, de los que ya hablamos en esta revista.
Así pues, lo ideal sería destinar la repostería (“saludable” o no) para momentos puntuales (por ejemplo, una fiesta o un cumpleaños) y optar por otros indudablemente saludables (por ejemplo, fruta o yogur natural). Aquí podemos encontrarnos con un inconveniente, y es que, si todo el mundo lleva al colegio repostería, excepto nuestros hijos, estos se pueden sentir desplazados. Para tratar de solucionarlo podemos optar, si lo creemos conveniente, por hablar sosegadamente con el colegio para trasladar nuestro punto de vista.
tracking