Revista Mía

Las propiedades de los alimentos según su sabor

¿Sabías que el picante es bueno para el corazón? ¿O que los alimentos amargos estimulan el apetito? Te contamos todo lo que tienes que saber sobre las propiedades de los alimentos en función de su sabor.

El sabor es la impresión que nos causa un alimento y viene determinado principalmente por sensaciones combinadas por el sentido del gusto y el olfato (por eso cuando una persona está congestionada siente que los alimentos no tienen sabor). Estas sensaciones hacen que comer sea mucho más que el acto de nutrirse, sino que lo convierten en una experiencia de lo más placentera.
Existen unas pequeñas estructuras en la superficie superior de la lengua llamadas papilas gustativas, que nos permiten reconocer fácilmente cada uno de los sabores. Estas se componen por un grupo de células receptoras, que están conectadas a ramificaciones nerviosas que mandan señales al cerebro. ¿Sabías que la lengua humana posee alrededor de 10.000 papilas gustativas? Dependiendo del lugar que ocupen en la lengua, tienen la capacidad de detectar mejor cierto tipo de sabores o estímulos.
Siempre se ha hablado de la existencia de cuatro sabores: salado, dulce, ácido, amargo. Sin embargo, hay un quinto sabor, probablemente el más desconocido de todos, que se denomina umami. El sabor dulce y salado se detecta en la punta de la lengua, el amargo en la zona posterior, y el ácido y umami son captados en los laterales y en la zona intermedia de este órgano, aunque también se cree que la distribución podría ser más uniforme en toda la lengua.
Además de proporcionarnos sensaciones, el sabor de los alimentos nos dice mucho de las propiedades de los alimentos a los que acompaña. Por ejemplo, el picante es muy beneficioso para la salud del corazón, entre otras propiedades. El motivo es que cuando consumimos alimentos picantes, la temperatura del cuerpo sube ligeramente, por lo que aumenta el flujo sanguíneo y la sangre llega más fácilmente al corazón. Además, gran parte de las sustancias picantes contienen altas cantidades de vitaminas A y C, que contribuyen a reforzar las paredes de los vasos sanguíneos. Por su parte, el sabor ácido, presente sobre todo en cítricos, estimula la secreción de saliva e irrita ligeramente las mucosas.
¿Quieres saber más? Te contamos las características nutricionales de los diferentes sabores en la galería.
tracking