14 alimentos que facilitan la digestión

Los atracones pasan factura a nivel estomacal. Pero hay alimentos que protegen o estimulan el sistema digestivo. Toma nota y tu vida mejorará.

Ya sea porque hay épocas en que se aglutinan eventos sociales (cumpleaños, reuniones con amigos, celebraciones familiares) o porque todos solemos comer más de la cuenta, lo cierto es que tener problemas con la digestión es más frecuente de lo que parece. Sin embargo, hay cierto tipo de alimentos, platos y  gestos que pueden aligerarla de un plumazo. En cuanto a los alimentos los encontrarás desarrollados en la galería. Pero hay otros factores que alteran o facilitan el tiempo de la digestión. Te damos unas claves para que sea coser y cantar.
“En cuanto a la elección de platos, conviene evitar las elaboraciones de naturaleza indigesta. ¿Cuáles? Platos grasos y contundentes, aquellos con muchos azúcares y, por supuesto ciertas bebidas que irritan la mucosa gastrointestinal como el alcohol o el café”, explican los expertos del equipo médico y nutrición de IM Clinic, Instituto de Cirugía Plástica del doctor Iván Mañero.  ¿Hay otros elementos que influyen? Sí, el estado del alimento (sólido o líquido), la cantidad (mejor quedarse corto que no quedarse saciado o harto y repartir las ingestas durante el día), el modo de preparación (las frituras y las conservas en aceite exigen un esfuerzo digestivo importante) y el estado de los órganos que componen el sistema digestivo. 

Cómo evitar digestiones pesadas

Es importante cuidar el momento de la ingesta. “Masticar de forma pausada y salivar bien el alimento ayuda a una correcta deglución”. También tomar conciencia del momento presente, del acto de comer. “Si la ingesta se realiza de forma desordenada, con estrés, rápida y mientras realizas otra actividad o cuando estás muy cansada, influye negativamente en el sistema digestivo y provoca malestar estomacal”. De hecho, se ha comprobado que el estado de ánimo influye de forma directa en la asimilación de sustancias.  El disgusto o la ansiedad hace que las enzimas digestivas se vuelvan lentas.  Así mismo cuida el horario. Comer o cenar muy tarde puede provocar pesadez, hinchazón abdominal, ardor o reflujo. Deja pasar cuatro horas entre comida y comida y cena tres horas antes de meterte en la cama. ¿Te da hambre ante de irte a soñar con los angelitos?  ¿El estómago te ruge?  Elige una proteína ligera (un yogur desnatado), un vaso de leche desnatada o una porción mínima de queso.

Continúa viendo nuestras galerías