Revista Mía

Alimentos que no deberías consumir por la noche

No solo es importante el momento en el que tomamos los alimentos, sino también cuáles elegimos.

El momento en el que realizamos las comidas es fundamental a la hora de perder peso, pero también lo son los alimentos que escogemos. Esta cuestión no solo es clave para adelgazar sino para asegurarnos un buen descanso. En muchas ocasiones, ya sea por cansancio o simplemente por pereza, no damos la importancia que merece a la cena y acabamos picando cualquier cosa. Te contamos por qué esto es un error y qué alimentos no deberíamos ingerir a última hora del día.
Hacer una dieta con alimentos sanos y la hora adecuada es imprescindible para mantener nuestro peso y figura. Durante la noche, el metabolismo se ralentiza porque el cuerpo se prepara para el descanso. Sin embargo, esto no quiere decir que debas dejar de cenar, y es que muchas personas lo hacen porque creen que de este modo van a adelgazar y eso no es nada saludable. Simplemente se trata de ingerir alimentos más ligeros, con menor valor calórico, pocas grasas y de fácil digestión. Por ello, deberías evitar los alimentos ultraprocesados, ricos en sodio y azúcares, que no solo engordan y perjudican tu salud sino que dificultan la digestión.

El horario de la última comida también es clave. Los expertos recomiendan cenar antes de las 20:30 h, ya que hasta esa hora el metabolismo aún mantiene un nivel de actividad relativamente alto. Si a esa hora no podemos, lo ideal es cenar al menos menos 2 o 3 horas antes de irse a la cama. Además, es importante establecer un horario fijo y tratar de cenar siempre a la misma hora.
Los alimentos que ingerimos en la cena son determinantes a la hora de disfrutar de un buen descanso. Alimentos como el tomate, la avena, el plátano o la fresa son algunos de los que sí recomendamos consumir a última hora del día. El motivo es que estimulan la producción de melatonina, la hormona responsable de regular el sueño. Sin embargo, hay otros que no deberían formar parte de nuestras cenas (o si lo hacen, que sea en cantidades moderadas), pues podrían entorpecer el descanso. Te contamos cuáles son.
tracking