Las mejores ensaladas para llevar al trabajo

Estas son las mejores ensaladas que puedes llevar a la oficina para comer de manera saludable.

Existen pocas comidas tan saludables, económicas y fáciles de preparar como las ensaladas. Con salsa césar, con frutos secos, con pollo, con fruta, de pasta... si por algo se caracterizan las ensaladas es que se pueden preparar de muchas formas y que admiten una combinación casi infinita de ingredientes. Por todo ello, las ensaladas pueden convertirse en un plato muy socorrido para ocasiones en las que no tenemos tiempo para preparar comidas más elaboradas o cuando, simplemente, nos apetece tomar algo ligero sin demasiadas complicaciones, por ejemplo, en el trabajo. Y es que llevar una ensalada a la oficina, sobre todo ahora en verano, puede ser una opción más que apetecible si no te apetece cocinar o si no quieres cargar con un guiso pesado y caliente…

Si estás pensando en qué tipo de ensalada llevar al trabajo, te recomendamos que optes por las clásicas, con salsas ligeras, o por las ensaladas de pasta. Es mucho mejor que lleves la lechuga y los ingredientes por un lado y los aliños (salsas, aceite, vinagre…) por otro, y que mezcles todo junto en la oficina en el momento en el que vayas a comer, ya que así la ensalada te sabrá mucho mejor y su textura será mucho más fresca y agradable. Si vas con algo más de prisa, también puedes prepararlas en casa la noche de antes y dejarlas en la nevera.

Dependiendo de los ingredientes que lleve, una ensalada puede llegar a ser un plato muy nutritivo, saciante y refrescante que te ayude a coger fuerzas al mediodía para seguir con el resto de la jornada de trabajo después. Además, las ensaladas también son muy recomendables si quieres llevar una vida sana, adelgazar (suelen contener menos calorías que otros platos) o simplemente cuidar tu alimentación: las ensaladas aportan fibra (por parte de las verduras), proteínas (si llevan, por ejemplo, pollo o atún), vitaminas, minerales…

Estas son algunas recetas de ensaladas ricas y fáciles de preparar que puedes llevar a la oficina. Con pasta y tomate, con frutas y nueces, con pollo o atún, con garbanzos, con queso… ¿cuál de ellas te apetece llevar al trabajo?

Continúa viendo nuestras galerías