Nutrición

14 adobos caseros fáciles de preparar

El adobo es la introducción de un alimento crudo en un preparado líquido (caldo o salsa) con distintos ingredientes. La técnica es originaria de la cocina española y en la antigüedad ha sido el principal método de conservación de alimentos

Los adobos:

- Son indispensables cuando se quiere ablandar la carne, porque el corte no es muy tierno o porque no tiene muy buena calidad.

- Con ellos se elimina el sabor fuerte que presenta la carne de caza.

- Realzan el sabor de carnes, aves, pescados y verduras.

- Evitan que ciertos alimentos, especialmente la carne, pierdan humedad durante la cocción porque actúan como un lacre o sello.

- También se utilizan para hacer conservas de carne y escabeches.

Los elementos básicos del adobo son el aceite, el vinagre o el zumo de limón, el vino, las especias y condimentos, y las verduras. Cada uno de ellos tiene una función determinada:

El aceite lubrifica la pieza para que resulte más tierna.

El vino, el zumo de limón y el vinagre son ácidos y sirven para ablandar el alimento.

El ajo, la cebolla, las especias (generalmente pimentón) y las hierbas aromáticas, secas o frescas, están presentes en todos los adobos; su papel fundamental es aromatizar los distintos productos que se van a cocinar.

A la hora de adobar, la clave está en la mezcla equilibrada de los ingredientes. Los alimentos pueden dejarse en el adobo durante unas horas a temperatura ambiente en un lugar fresco. Pero lo mejor es conservar el adobo en la nevera, tapado con papel transparente, sobre todo si se prolonga más de tres horas.

Para conseguir un resultado uniforme es importante que el adobo cubra la pieza por completo y darle la vuelta cada tres o cuatro horas, siempre sin pincharla para que no pierda sus propios jugos.

Los adobos también se usan para pintar la comida durante la cocción y mantener así el grado de humedad necesario. Con el sobrante pueden prepararse exquisitas salsas para acompañar los platos.

En esta galería te proponemos varios adobos sencillos para tus recetas de carnes, aves y pescados. Sigue leyendo.